Consejos para combatir la astenia primaveral

Astenia primaveral

La astenia aparece con más intensidad en esta época del año, se caracteriza por generar una impresión de cansancio y falta de vitalidad tanto intelectual como física, con sensación de debilidad generalizada.

A los pacientes que sufren astenia les cuesta mucho realizar trabajos físicos o mentales que en otras ocasiones realizan de rutina sin pensarlo. También suele acompañarse de falta de apetito, pérdida de memoria y alteración de la calidad del sueño y es más frecuente en personas de entre 20 y 50 años.

La causa de la astenia puede ser multifactorial, en ocasiones aparece como efecto rebote después de una época en la que se ha sufrido mucho stress, o bien asociada a una situación más o menos silente de depresión larvada. Puede aparecer tras periodos de alto esfuerzo físico o por sobrecarga en el trabajo. Y suele cursar con una depresión del sistema inmunológico asociado.

Si la astenia se asocia a otras enfermedades se presenta dentro del marco de un cuadro clínico de deterioro de la salud en general y entonces se conoce como astenia de origen orgánico.

Cuando no hay una enfermedad orgánica que justifique la astenia, ésta no suele ser grave y desaparece espontáneamente. Si se presenta de forma intensa durante varias semanas hemos valorar la necesidad de descartar una enfermedad orgánica asociada.

La astenia más frecuente de tipo no orgánico es la astenia primaveral.

Clásicamente afecta más a mujeres y parece ser consecuencia de la dificultad de adaptación a los cambios climáticos estacionales relacionados con el cambio de luminosidad vinculado a la hora y por ello se agravan cuando se produce el cambio de hora oficial que exacerba la diferencia de iluminación entre la época invernal y la época estival.

Al parecer se debe a una dificultad del núcleo supraquiasmático hipotalámico para la supresión de la secreción de melatonina (inductora del sueño) y la producción del pico de secreción diaria del cortisol al levantarse (hormona de la alerta y del despertar).

La astenia primaveral se ha tratado de diversas formas, actualmente se considera que las mejores medidas paliativas hasta que el paciente se autorregula y reconcilia con los grados de luz y su horario de actividad y descanso son de tipo higiénico-dietético.

Buenos consejos para superar la astenia primaveral

  • Cuidar que la cantidad y calidad del sueño sean completas.
  • Realizar ejercicio físico para aumentar la liberación de endorfinas que aumentan la sensación de bienestar.
  • Llevar alimentación muy sana.

En lo relativo a la alimentación, concretamente es recomendable ingerir adecuadas cantidades de proteínas, grasas, hidratos de carbono, agua, vitaminas y minerales. Puede ser recomendable en ocasiones pautar un complejo vitamínico como tratamiento de refuerzo con objeto de asegurarnos de que mantenemos el sistema inmunitario y el sistema nervioso en buen rendimiento.

Consejos para combatir la astenia primaveral

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.