La palabra Motivación es resultado de la combinación de los vocablos latinos motus (traducido como “movido”) y motio (que significa “movimiento”). A juzgar por el sentido que se le atribuye al concepto desde el campo de la psicología y de la filosofía, una motivación se basa en aquellas cosas que impulsan a un individuo a llevar a cabo ciertas acciones y a mantener firme su conducta hasta lograr cumplir todos los objetivos planteados. La noción, además, está asociada a la voluntad y al interés.

En otras palabras, puede definirse a la motivación como la voluntad que estimula a hacer un esfuerzo con el propósito de alcanzar ciertas metas.

Parecerá, visto desde esta perspectiva, que lo único que debemos hacer para alcanzar nuestros objetivos sea proponernos esas metas y emplear el esfuerzo necesario para realizarlo. En algunos casos estos ingredientes son suficientes para cumplir el propósito, pero ¿qué ocurre en los casos en los que no lo es?.

Las explicaciones vienen de la mano de la definición anteriormente mencionada, en la que la persona busca el movimiento, la acción, el esfuerzo en definitiva para tratar de cumplir con sus ideales, puede tratarse de una inadecuada definición de éstos objetivos, quizá sean poco realistas, irrealizables tal vez, o bien requieren de mayores dosis de esfuerzo al que se viene empleando.

Generar esa energía motivacional de la nada, requiere un aprendizaje, un conocerse en el amplio espectro de la persona, sabiendo dónde van a estar nuestros picos de atención y de motivación, qué acciones requieren de mayores dosis de autorefuerzo para poder llevarlas a cabo.

Cabe resaltar que la motivación implica la existencia de alguna necesidad, ya sea absoluta, relativa, de placer o de lujo. Cuando alguien está motivado, considera que aquello que lo entusiasma es imprescindible o conveniente. Por lo tanto, la motivación es el lazo que hace posible una acción en pos de satisfacer una necesidad.

En relación precisamente a cómo la necesidad influye en la motivación es interesante recalcar que existe una teoría clásica, la de la jerarquía de necesidades de Maslow, que precisamente deja patente cómo existe una estructura piramidal de aquellas que son las que contribuyen de la mejor manera a motivar a una persona en cuestión.

Dentro de esas necesidades se encuentra la Necesidad de Autoestima, la salud de la misma se ve afectada por la imagen que tengamos de nuestro propio desempeño, y de la capacidad de generar los esfuerzos necesarios para alcanzar nuestros sueños.

Para crear en cada momento la energía motivacional suficiente es importante nuestro Diálogo Interno, los mensajes que nos decimos en todo momento sobre lo que hacemos y sobre lo que somos. Cambiar los “deberías” por los “me gustaría”, es una buena manera de empezar.

También es importante darse cuenta que muchas veces para que experimentemos esa motivación se debe empezar “haciendo”, porque en la mayoría de los casos sólo nos reforzará el esfuerzo realizado.

Se termina el verano y las vacaciones para muchos,  empieza con esto  una vuelta a las rutinas de trabajo/estudio que por poco o mucho siempre cuestan de retomar. Además , existen otros “riesgos” (y no sólo la consabida ganancia de los fastidiosos “quilillos de más”) que conviene tener en cuenta;

Se trata de cómo afectan los cambios de estas rutinas a nuestras vidas dentro de la pareja, de hecho se suele producir un repunte en las demandas de tratamiento de pareja en fechas posteriores al estío, y no es casualidad. Este aumento se produce, entre otras cosas, porque suelen existir detonantes en mayor proporción que hacen que una pareja, para la que ya previamente existían dinámicas disfuncionales, exploten y sientan que “no pueden más”. Se tiende a pensar que es precisamente lo contrario lo que ocurre, que es el momento vacacional en el que estamos más relajados y más ajenos a la vorágine estresante del trabajo, los niños, la escuela, etc., y si bien a veces eso es cierto, en aquéllas parejas que no suelen tener tiempo en común de calidad o buena comunicación, el hecho de enfrentarse a pasar tiempo juntos les puede suponer todo un desafío.

terapia pareja

Para evitar llegar a estas situaciones y aprovechar las vacaciones para disfrutar y aprender un poco más de nosotros y de nuestras parejas os damos algunas pautas que pueden ayudaros a funcionar (también durante el resto del año) mejor como equipo y evitar que salgáis al partido en bandos rivales:

  • Comunicación funcional: en todo buen equipo se debe dar una adecuada negociación que permita acercar posturas diferentes y encontrar una vía intermedia que beneficie a vuestra relación. Para ello conviene evitar reproches que hagan referencia a situaciones pasadas, que más que solucionar empeoran la disposición y colocan a nuestra pareja en una movilización defensiva. Centraos en la situación presente a la hora de resolver cualquier conflicto, es preferible que se intente explicar el punto de vista personal del problema con la propuesta de solución a que únicamente nos centremos en lo que va mal. Escucha activa y empática, esto quiere decir que no nos obsesionemos en intentar demostrar al otro que tenemos razón y el/ella está equivocado/a y nos paremos a escuchar lo que tiene que decirnos intentando entender y poniéndonos en la medida de lo posible en su lugar. Tened en cuenta que cada vez que superáis una dificultad juntos crecéis como personas y como pareja.
  • Tiempo de calidad juntos: esto quiere decir que no se trata de cohabitar en un mismo espacio y con eso ya es suficiente, pongamos un poco de imaginación a la relación para pensar juntos o por separado planes para hacer o proyectos que os ilusionen y que os unan en una misma actividad de disfrute. No es necesario que se hagan grandes viajes o expediciones arriesgadas, el día a día está lleno de oportunidades para encontrar aquello que nos motive y nos saque de la mortal rutina. Si no tomamos caminos nuevos es difícil que nos pasen cosas nuevas.
  • ¿Qué puedo hacer hoy para sorprender a mi pareja?: es un ejercicio que muchas veces hago hacer a las parejas que acuden a consulta en busca de ayuda, estamos tan inmersos en las responsabilidades y en los problemas (que tantas veces nos causamos nosotros mismos) que dedicamos poco o ningún tiempo a intentar agradar a la persona con la que decidimos estar. Se nos olvida que si la cuenta bancaria de afectos y refuerzos está en números rojos cuando llegue el momento de hacer frente a una crisis no tendremos liquidez para afrontarlos, por ese motivo cuanto más le digamos a nuestra pareja que la queremos, cuantas más sorpresas agradables le demos, cuantas más muestras de cariño le brindemos, tanto más saneada estará nuestra cuenta afectiva y podremos hacer frente a las crisis (sean del exterior o del interior de la pareja) con mejores activos.

Éstas son solo algunas pautas generales que os pueden venir bien aplicarlas en vuestro día a día, no obstante, cada pareja es diferente y si detectáis dinámicas negativas que no estáis siendo capaces de cambiar, no lo dudéis y pedid asesoramiento a un especialista en terapia de pareja.

Raúl Castelló

Psicólogo Clínico CV09358